Día 1: La llegada

13043353_10156910687480094_8306643493761061313_n

Y llego el día, luego de mas de dos meses viviendo a distancia de mi amado, podemos reunirnos para estar de nuevo juntos como lo juramos ante Dios. Pero no fue fácil, dejar a mi mamá con lagrimas en los ojos con lo que parecía un egoísmo que me rompía el corazón, porque cuando me despedí de ella, no podía si no pensar que iría a ver y vivir con mi amado esposo, así que de nuevo, ni una lagrima. Entrar al aeropuerto venezolano, en inmigración me pone mas nerviosa que cualquier otro, porque siento que estos funcionarios aprendieron a tratar a la gente con odio, y hay alguna especie de envidia de tu viajas y yo no, no quería que me preguntaran nada, pero igual practique en mi cola (que no se porque, pero como siempre, tardaba mas en moverse que la cola de enfrente, Murphy, siempre conmigo), “diré que me voy a ir a México a ver a mi esposo y punto, no, mejor diré que como me están botando del país que mas amo en el mundo, tengo que irme a cualquier lado, no no porque México no es cualquier lado y yo no voy improvisado, mejor digo la verdad y ya, bueno pero es que eso es verdad….” mientras todo eso pasaba en mi mente, me sellaron el pasaporte y ni los buenos días me respondió la señorita de inmigración. Al fin, pasé esto, ahora a mi puerta 23 a esperar el llamado, todo bien, pero se acerca personal de AeroMexico y llaman a María Valdés por el parlante, pues no podía faltar… La Guardia Nacional (no diré Bolivariana) se enamoró de mi maleta, me coloco el chaleco, cargo mi cartera, mi equipaje de mano y me dirijo a la zona de revisión de equipaje, allí me esperaban dos hermosos personajes, mal encarados a las 5:30am (si, porque no vuela mas tarde esta aerolínea así que todo el cuento es de madrugada) escojo uno, le indico cual es mi maleta, procedo a buscar las llaves y la abro. Para mi sorpresa, era justo la maleta con mas pares de zapatos… así que obviamente le conté que me iba del país, mencione a mi esposo mas veces que cuando estaba recién casada y vi como el Guardia desordenaba todo el trabajo hecho por mi hermanita (solo de cariño porque es mas alta que yo y ya es una tipa) y pensaba “oh Dios ahora como voy hacer yo para que esto cierre”, el Guardia con toda la intención deja todas tus pertenencias desordenadas encima de la mesa de reunión, revisó cada zapato, preguntó por cada uno de ellos… y luego te dejan sola ordenando, dicen que para revisar la cartera y pertenencias de la gente y ver si consiguen billetes de los verdes (conmigo estaban bien fregados, porque ni bolívares cargaba), de todas formas gracias a la advertencia de personal del mismo Aeropuerto, nunca solté ni mi cartera ni mi maleta… listo logre cerrarla! con ayuda de otro pasajero, mucha fuerza y ropa amuñuñada, lo logré. Ahora sí al avión… de esta parte no puedo contar mucho, soy de esas que en lo que se sienta en una butaca de avión le da sueño inmediato y solo desperté cuando pasaron con el desayuno (porque soy demasiado gordita y me da mucha hambre en el desayuno), así que esas 5 horas y medias pasaron muy rápido. Antes de aterrizar me desperté, fui al baño, me lave la cara y me maquille en mi asiento, si, la emoción de ver a mi esposo no la podía contener, era mas fuerte que yo, pero lista y me baje del avión. Aquí se venia mi segundo miedo, la migratoria de los países que visito, siempre que he viajado sola aquí ha sido horrible, la policía española, la francesa, la americana (esta ha sido la peor), todas siempre me ven sospechosa, así que me entregue a mi cara de sospechosa habitual y me deje llevar, vino por supuesto un policía tomo mi pasaporte y el de otro jóvenes que indicaban visitar a alguien y PAL CUARTICO!! este mucho mas alentador que otros debo decir, una sala de espera, una planilla para colocar datos de la persona que vamos visitar (y no te permiten usar el teléfono, por lo que yo ni pude avisare a mi esposo que estaba afuera ni podía buscar su numero, desastroso) escuche decir al amable (nada amable) policía que “necesito los datos de quienes visitan a ver si su situación es lega (DIOS Javi aun no tiene los papeles porque esta en tramite, pues dire eso) y pues si no contestan bien as preguntas los puedo devolver a su país”, casi me muero, estaba demasiado nerviosa, trataba de tranquilizarme pensando pues que yo no tengo nada que ocultar, que es mi esposo quien realmente esta aquí, tengo pruebas de entrada a otros países…. y ahí recordé!! mi pasaporte esta nuevo por lo que no hay ningún sello, ni siquiera en ese pasaporte esta mi VISA AMERICANA!!, bueno rece unos dos o tres padre nuestro y me deje llevar, en cuanto me llaman conté absolutamente todo, la oportunidad de trabajo, el nombre de la empresa donde trabaja mi esposo, de que trata el proyecto etc etc etc… en cuanto pude le dije al policía “Si quiere le entrego mi otro pasaporte, esta vencido pero allí están mis visas” al tomarlo el señor y ver la visa americana… me enviaron listo, a manos de mi esposo!!! así que pasamos esta prueba, sellaron mi pasaporte virgen, me entregaron mi pasaporte usado que me salvó la vida y mi papel que permite mi estadía por 6 meses en México, que mientras se legaliza nuestra residencia aqui, esa suficiente (y así puedo ir a votar a mi país yeyyyy). Listo, pasado todo esto, llego el momento de correr a los brazos de mi esposo, no importa que luego ya mis maletas estaban en otro sitio porque había pasado hora y cuarto y era una joven de 5 4Kg cargando 3 maletas de 25Kg en promedio mas 10Kg en la de mano (mas o menos unos 85Kg de maleta) atravesando el aeropuerto para llegar a la salida, donde a la persona de la aduana le llamó la atención la torta que traía en la maleta (cumplo un año de casada el 20 de junio y tenemos que comernos la torta, al explicarlo se rieron todos, pero igual tuve que abrí la maleta – en este momento saque las llaves de la otra maleta y las boté en el aeropuerto, de ahi se orgina “La maleta bloqueada”- al final de todo se abren las puertas y ahí estaba… como siempre, con sus ojos verdes y amarillos, su sonrisa temblorosa, estaba nervioso por esperarme, había preguntado por mi a todo el mundo, hasta la chica de hacienda me dijo “Sal rapido que tu esposo tiene rato desesperado por ti”, y allí fue de novela, lo extrañaba demasiado, lo amo tanto… que aquí estoy, saliendo de mi zona de confot, viviendo cosas que no habia vivido, pero feliz porque estoy con el.

Y es que esto del amor es medio extraño… pero me encanta

Este es el resumen de mi día 1… esperen a ir conociendo lo que es de esta Venezolana en México!

Advertisements